Hoy os traemos la historia de una de las bailarinas más importantes del Ballet, tanto clásico como moderno, se trata de la conocida Maya Plisétskaya. Fue una figura muy importante en la escena y destacó por ser la mejor de su época en muchas obras reconocidas.

Plisétskaya, fue una de las mujeres más influyentes del Ballet clásico en una generación donde coexistió con grandes figuras tales como Margot Fonteyn, Alicia Alonso e Yvette Chauviré. Y según muchos, la bailarina más destacada de la segunda mitad del siglo XX.

¿Quién fue Maya Plisétskaya?

Maya Mijáilovna Plisétskaya nació en Moscú, en aquel entonces llamada la Unión Soviética (actualmente Rusia), el 20 de noviembre de 1925.

De una familia de ascendencia judío lituana, la mayoría de su familia estaba en el negocio del teatro y el cine. Su madre Rachel Messerer Plisétskaya, era una actriz del cine mudo, sus tíos, hermano y sobrina eran bailarines como ella, y su padre era diplomático e ingeniero.

Fue una bailarina que sedujo al mundo con sus sensuales actuaciones y peculiar belleza, un icono que desafío los límites del arte en la era soviética.

Combinaba todo lo que es deseable en una bailarina: talento, técnica inmejorable, una agraciada figura, y grandes dotes dramáticos, eso hizo que fuera rápidamente considerada una bailarina destacable y única.

Reconocida como la bailarina más arrolladora que ha aparecido desde Ana Pavlova y un claro exponente de la danza clásica.

Aunque cabe destacar que sus orígenes judíos marcaron de manera trágica el destino de su familia y entorpecieron el merecido éxito que logro conseguir cuando la represión soviética tuvo que rendirse posteriormente.

Los inicios de la carrera de Ballet de Maya Plisétskaya

Maya Plisétskaya ballet adulta
Maya Plisétskaya Photo by Grigory Mumrikov

Maya se adentró a la danza a una muy temprana edad, con tan solo 3 años, tuvo una dura infancia y adolescencia debido al hecho de que su padre fue ejecutado en 1938 en el apogeo del estalinismo, acusado como «enemigo del pueblo» cuando ella tenía solo 12 años.

Su madre y hermano fueron deportados al Gulag, en aquel entonces, unos campos de trabajos forzados, lo que marco a la joven y le dio determinación para seguir adelante y buscando el Ballet como consuelo y vocación.

Se hizo notar rápidamente en la escuela del Teatro Bolshói en Moscú, una de las más importantes instituciones de la danza Ballet, con ayuda y apoyo de sus tíos Asaf y Sulamith Messerer los cuales eran bailarines de ese teatro.

Maya se gradúa y se une a la institución en 1943 siendo una prima ballerina con tan solo 18 años, su carrera comenzó actuando La Muerte del Cisne, interpretación que causo sensación y que justamente se volvería una de sus actuaciones más comunes y aclamadas.

Emprendió giras alrededor del mundo e interpretó una amplia gama de personajes a lo largo de su trayectoria, visito países como Estados Unidos, Argentina, Francia y Reino Unido.

Cuando viajo a Italia fue directora de Ballet de la Ópera de Roma y cuando estuvo en España, dirigió la Compañía Nacional de Danza.

Rompió con las convenciones de la rutina clásica en la Unión Soviética e incorporo danza moderna a sus interpretaciones, trabajando con coreógrafos como Alberto Alonso, Roland Petit y Maurice Béjart que hicieron para ella piezas únicas.

En 1959 Maya se casó con el compositor y pianista Rodion Konstantinóvich Schedrin, siendo autor de muchos de sus ballets y adaptando algunas de las obras clásicas para ella, él estuvo a su lado toda la vida formando así una gran pareja en el mundo del arte.

Sus actuaciones más reconocidas

Poseedora de un magnifico port-des-bras (lo cual es el movimiento y posición de los brazos en Ballet), su doble rol de Odette/Odile en el Lago de los Cisnes, así como de la muerte del Cisne, son consideradas por varios como las interpretaciones definitivas de dichas obras.

Considerada una pionera y ejemplo a seguir de la danza moderna en Rusia, otros de sus importantes papeles fueron:

  • La Zarina enloquecida de La fuente de Bajchisarái.
  • Laurencia.
  • Kitri en Don Quijote.
  • Anna Karénina, en donde ella fue directora escénica y coreógrafa.

Los premios conseguidos por Maya Plisétskaya

En su larga carrera las distinciones que más pudieron destacar son las siguientes:

  • Recibir el máximo galardón de una artista de danza, Prima Ballerina Assoluta
  • Orden al Mérito por la Patria (Rusia).
  • Doctora honoris causa en las Universidades Lomonósov de Moscú y la Sorbona de París.
  • Artista del pueblo de la URSS en 1959.
  • Premio Lenin en 1964.
  • Héroe del Trabajo Socialista en 1985.
  • Legión de Honor de Francia en 1986.
  • Medalla de Oro de las Bellas Artes de España en 1991.
  • Medalla al Servicio de Rusia durante dos ocasiones (1995 y 2000).
  • Premio Príncipe de Asturias de las Artes en 2005.
  • Praemium Imperiale de Japón en 2006.

La Retirada del ballet

Tenía 75 años cuando se retiró del ballet que la encumbró pero no se alejó del mundo de la danza en lo más mínimo.

El último Ballet que estrenó como solista, con Patrick DuPont, se trató de “Curasuca”, en París el 10 de octubre de 1995. El 28 de noviembre de ese mismo año, se celebró su setenta aniversario con una gala dirigida por Guediminas Tarandá en el Teatro Bolshoi.

En esta gala, la misma Maya bailó con el Ballet Imperial Ruso. Ella no dejó de subir a los escenarios hasta que se retiró definitivamente a los 82 años.

Después de una gran vida fallece el 2 de mayo de 2015 a causa de un infarto de miocardio, llegando a la edad de 89 años, perdida que dejo un gran vacío en Rusia y en especial en el escenario que más la vio brillar, el Teatro Bolshoi.

¿Seguías la trayectoria de esta legendaria bailarina?

Ahora que ya conoces la biografía de Maya Plisétskaya, cuéntanos en los comentarios tu opinión sobre esta increíble bailarina de ballet.