La Dama de las camelias es la novela romántica más famosa de Alexandre Dumas, hijo (1824-1895) que ha tenido numerosas adaptaciones escénicas: ópera, el Ballet de la Dama de las Camelias, producciones teatrales y cinematográficas.

El ballet cuenta con un prólogo y tres actos que te vamos a explicar en este artículo así como otros detalles necesarios que debes conocer. ¿Listo? ¡Pues vamos a ello!

Datos esenciales del ballet la Dama de las Camelias

Fecha de estreno (versión John Neumeier): 4 de noviembre de 1978, Stuttgart

Compositor: Frédéric Chopin

Coreografía: John Neumeier

Libreto: John Neumeier según la novela de Alexandre Dumas, hijo

Orígenes del ballet

Dumas hijo era hijo ilegítimo del famoso escritor Alexandre Dumas (dramaturgo y escritor de obras como Los tres mosqueteros) y de Catherine Labay y creció con este estigma plasmando el sufrimiento de su experiencia en sus obras.

En La Dama de las camelias, Dumas se inspiró en Marie Duplessis (nacida como Alphonsine Rose Plessis, 1824 – 1847), una joven cortesana de la que se había enamorado, que murió a los 23 años de tuberculosis, para crear el personaje principal de Marguerite Gautier.

La Novela

La novela la publicó por primera vez en 1848 y luego hizo una adaptación teatral en 1852 que sirvió de base para el libreto de La Traviata (1853), del compositor italiano Giuseppe Verdi, donde Marguerite Gautier pasó a llamarse Violetta Valery. La historia también ha sido adaptada al cine varias veces, destacando principalmente la película de 1937 dirigida por George Cukor y protagonizada por la inolvidable Greta Garbo.

La coreografía

En 1963 Sir Frederick Ashton recogió la historia y montó la coreografía del ballet Marguerite and Armand para la Royal Opera House, basándose también en la obra de la Dama de las camelias. Es un ballet de un solo acto y comienza con Marguerite en su lecho de muerte.

Los papeles principales fueron hechos a la medida de las estrellas Margot Fonteyn y Rudolf Nureyev, los cuales  obtuvieron un éxito fulgurante. A diferencia de la coreografía de Neumeier, que utiliza la música de Frédéric Chopin, en la obra de Ashton se utiliza la sonata para piano en si menor de Franz Liszt que, curiosamente, tuvo un romance con Marie Duplessis, la Marguerite de la vida real. En la actualidad, Marguerite and Armand se sigue programando en los principales escenarios.

dama de las camelias

 

Argumento de la Dama de las Camelias

Como hemos comentado en la introducción tenemos un prólogo y tres actos. aquí os dejamos el resumen:

Prólogo

Un apartamento lujosamente amueblado es examinado por un subastador tras el fallecimiento del propietario. Se va a llevar a cabo una subasta de las posesiones de Marguerite Gautier y los visitantes, incluido Monsieur Duval, examinan los objetos. Nanina, la sirvienta leal de la difunta Marguerite, se despide. Inesperadamente, un joven, Armand Duval, entra corriendo y se desespera al darse cuenta de lo que está sucediendo. Monsieur Duval reconoce y consuela a su hijo y éste le cuenta su historia.

Acto I

Los recuerdos de Armand lo llevan al Théâtre des Variétés donde se representaba el ballet Manon Lescaut, famoso drama de la cortesana dividida entre el lujo y el amor. Allí, le presentan a Marguerite Gautier, la cortesana más bella de París. Armand, que ha estado admirando a Marguerite desde lejos, teme haberse enamorado y encontrarse con el mismo destino trágico que el personaje principal de Manon Lescaut, Des Grieux.

Después de la actuación, Marguerite invita a un grupo de amigos a su apartamento. Ella extiende la invitación a Armand, como una forma de molestar a su actual acompañante el conde N., a quien encuentra aburrido. En el apartamento Marguerite, que padece tisis, empieza a toser y se retira a su habitación donde la sigue Armand para ofrecerle ayuda y confesarle su amor. Marguerite, consciente de su enfermedad y estilo de vida lo mantiene alejado, pero Armand no se deja desanimar y la sigue al campo, donde el duque, protector de Marguerite, ha dispuesto una casa para que recobre su salud.

Acto II

Marguerite continua su vida turbulenta y lujosa en el campo a expensas del duque. Armand la sigue hasta allí enfrentándose a éste. Marguerite defiende a Armand reconociendo finalmente su amor por él y renunciando a la riqueza y seguridad.

La acción vuelve al presente, de nuevo Armand recuerda la felicidad perdida y la tristeza le invade. Su padre está profundamente conmocionado, recuerda como visitó a Marguerite al enterarse de la relación que mantenía con su hijo Armand, y en ausencia de éste, pidió a Marguerite que rompiera dicha relación, con el pretexto que dañaba la reputación de su hijo.  Aunque Marguerite inicialmente se niega, la imagen de Manon aparece en su mente y acepta las demandas de Monsieur Duval, marchándose a Paris y recuperado su antigua vida.

Armand se ha calmado de nuevo y ya más tranquilo le cuenta a su padre cómo encontró la casa abandonada a su regreso. Esperó en vano a Marguerite hasta que, para su asombro, Nanina le trajo una carta de ella donde rompía su relación. Armand no lo acepta y regresa a París solo para encontrar a Marguerite en los brazos de otro hombre.

Acto III

Algún tiempo después, los dos se encontraron por casualidad en los Champs Elysées, estando Marguerite acompañada por otra hermosa cortesana llamada Olympia. Buscando venganza Armand coquetea y seduce a Olympia. Marguerite, que ya tiene una enfermedad terminal, acude a Armand por última vez y le pide que detenga su comportamiento humillante y que la perdone. Su pasión se reaviva (black pas de deux, configurado para la balada nº 1 en sol menor, op.23). Marguerite se duerme y sueña con Manon. Al despertar, recuerda la promesa que le había hecho al padre de Armand y se marcha por segunda vez.

A continuación Marguerite acude al baile acompañada del duque, pero Armand, ebrio, aparece y la humilla públicamente entregándole dinero por sus servicios. Marguerite arroja el dinero al suelo y sus fuerzas la abandonan.

La acción vuelve al presente. La sirvienta de Marguerite, Nanina, le da a Armand el diario de su ama y se va. Éste lee y revive la última visita de Marguerite al teatro: ella está viendo la escena final de Manon Lescaut, donde Manon muere en los brazos de Des Grieux. Sintiéndose enferma Marguerite abandona el teatro, pero los personajes del ballet la siguen en un sueño febril. Añorando a Armand anota sus últimos pensamientos en su diario, confiándolo a Nanina para que lo entregue a Armand después de su muerte. Marguerite muere empobrecida y sola. El ballet termina con Armand cerrando silenciosamente el diario.

Lady of the Camellias - Svetlana Zakharova, Edvin Revazov (11)

Coreografía de John Neumeier

Nacido en Milwaukee, Wisconsin, en 1939, recibió su primera formación de danza en Estados Unidos, aunque pronto se trasladó a Europa completando sus estudios en Copenhague y en el Royal Ballet School de Londres. En 1963 trabaja a las órdenes de John Cranko en el Stuttgart Ballet, creando sus primeras coreografías y en 1969 asume la dirección del Ballett Frankfurt.

Finalmente, en 1973 se traslada a Hamburgo, donde continua actualmente, para hacerse cargo de la dirección artística del Hamburg Ballett creando numerosos ballets con narrativa moderna, tanto de obras nuevas como de revisiones de ballets de obras clásicas.

Su Dama de las camelias de 1978 fue creada originalmente para la bailarina brasileña Marcia Haydée en el Ballet de Stuttgart. El ballet sigue la estructura dramática original de la obra de Alexandre Dumas hijo y, al igual que en la novela, la historia del ballet se cuenta en flashback. Neumeier mantiene “la obra dentro de la obra” o “el ballet dentro del ballet”, lo que significa que las escenas en las que Marguerite va al teatro para ver Manon Lescaut del Abate Prévost también aparecen en el ballet. Existe un paralelismo entre las dos historias y esto se hace más claro a través de los sueños y pensamientos de Armand y especialmente de Marguerite identificándose con los personajes de la obra.

Completa esta producción la música de Frédéric Chopin que nunca había compuesto para ballet. El coreógrafo elige las piezas musicales: preludios, sonatas, nocturnos, conciertos y valses y las adapta perfectamente al movimiento de los bailarines. Neumeier utiliza el recurso musical para situarnos en el presente o el pasado; El Largo de la sonata en si menor es el leitmotiv que aparece siempre con Armand cuando fluyen sus recuerdos.

Música de Frédéric Chopin

Neumeier eligió para el ballet la música de Frédéric Chopin (1810, Zelazowa Wola, Varsovia – 1849, Paris) que vivió en Paris en la época que Dumas escribe la obra y frecuentaba los mismos ambientes que hizo Duplessis y que, como ella, murió de tuberculosis. Sus composiciones para piano impregnan todo el ballet adaptándose a la perfección al ambiente romántico y dotándolo de un dramatismo existencial. Las obras escogidas que aparecen en las distintas partes de la representación:

  • El Largo de la sonata ensi menor op.58 (1845), leitmotiv que aparece en momentos dramatúrgicamente decisivos,
  • Concierto nº 2 para piano y orquesta en fa menor, op.21 (1829-30)
  • 2º movimiento Romance delConcierto nº 1 para piano y orquesta en mi menor, op.11 (1830)
  • Valses 1, op.34 (1835) y 3, op.34 (1838),
  • los Nocturnos Trois Ecossaises,72 (1827, 1829, 1830)
  • 24 Preludios, op.28, nº 2 (1838), 15 (la gota de agua, escrito en Mallorca) (1838-39), 17(1836) y 24 (1838-39)
  • La Gran Fantasía sobre motivos polacos para piano y orquesta en la mayor, op.13 (1828)
  • la Gran Polonesa brillante para piano y orquesta22 (1830-31) complementándose con composiciones para piano como la balada nº 1 en sol menor.

 

Ballet La Dama de las Camelias del Teatro Bolshói en el cine

A partir del domingo 1 de noviembre de 2020 se proyectará en los cines de toda España el ballet La Dama de las camelias filmado en el Teatro Bolshói de Moscú, según coreografía de John Neumeier e interpretado por Svetlana Zakharova y Edvin Revazov, del ballet de Hamburgo, destacando principalmente la actuación de la bailarina, aparte de su excelente técnica y su extrema flexibilidad y elasticidad, impregna al personaje de una gran sensibilidad y dramatismo.