El Tutú de Ballet

por May 24, 2019Vestuario

El tutú es la distintiva falda que usan las bailarinas de ballet clásico, normalmente es el conjunto de falda y corpiño. En general no se utilizan para clase sino que es vestuario propio de actuaciones.

 

El Origen del tutú de ballet

El origen del tutú se remonta a 1832 en la premier de La Sílfide en la Ópera de París cuando la bailarina sueca Marie Taglioni utilizó por primera vez zapatillas de puntas y un traje consistente en una falda larga y vaporosa que mostraba los tobillos.

En aquella época una falda de esas características se consideraba escandalosa si bien el público se quedó hipnotizado con la actuación. Este tipo de tutú es el denominado tutú de ballet Romántico, del que luego volvemos a hacer mención en los distintos tipos de tutús actuales.

En el vídeo que os mostamos a continuación, podreís ver una representación de La Sílfide así como el vestuario, inlcuido el tutú, que utilizó Marie Toglioni para esta interpretación.

Los primeros tutús se corresponden con el tutú de ballet romántico, es un tutú largo o falda larga por debajo de la rodilla hasta el tobillo y vaporoso, con frecuencia se utilizan en los denominados ballets románticos como Giselle y Coppélia famosos por ser unos de los los mejores ballets de la historia.

A medida que el trabajo técnico de pies fue avanzando, el tutú empezó a acortarse. Así hacia 1870-1880, con los ballets clásicos como el Lago de los Cisnes o el Cascanueces, se empezó a llevar el denominado tutú de ballet clásico, más corto (por encima de la rodilla) y rígido que el romántico.

En el siglo XX los ballets experimentarían con las formas del tutú como tutús aún más cortos donde las capas de tarlatán añadidas crean un efecto acampanado o el tutú para La Chatte de Balanchine con una falda transparente y un material similar al plástico; también insertarían nailon o similares tejidos endurecidos haciendo que los aros no fuesen obligatorios. 

¿Porqué se le llama tutú?

Aunque el origen es el 1832, no sería hasta alrededor de 1880 que se le empezaría a llamar así. No se sabe con exactitud de dónde viene la denominación, aunque hay varias teorías:

La primera es simplemente que deriva de la palabra tul, uno de los tipos de tejido con el que suele confeccionar.

Otra teoría es que proviene de la expresión en francés pan-pan cul “te daré una palmada” en la época en la que los caballeros ricos abonados al Ballet de la Ópera de París acariciaban la parte de atrás del vestido de tul de las bailarinas en el vestíbulo de la Ópera.

Finalmente se dice que puede provenir de una derivación vulgar en francés cul para referirse al área genital, en aquella época la ropa interior solía estar abierta en la entrepierna, los suscriptores del Ballet de la Ópera de París solían ponerse en las primeras filas para ve si se levantaba el tul en movimientos como saltos y giros.

 

Puntos a tener en cuenta al bailar con tutú

Los tutús no suelen utilizarse en clase sino que se trata de vestuario para actuar. Aun y así, si vas a llevar un tutú en una actuación deberías practicar con él antes ya que hay que acostumbrarse. Especialmente si se baila en pareja.

A un nivel más avanzado, las bailarines comentan que sus parejas de baile masculinas tienen que acostumbrarse a bailar con ellas en tutú ya que el tutú rígido crea un espacio entre ambas personas y limita su visión de la pierna de apoyo. También es habitual que provoque algún contratiempo como que los vestuarios de ambos se queden enganchados por algún lugar.

Los distintos tipos de tutú de ballet que existen

Los tutús profesionales suelen ser caros dada la gran cantidad de tela que llevan, así como los accesorios con los que se embellece (plumas, joyas, encaje, etc.). Si bien hoy en día podemos encontrar también modelos más sencillos y económicos. También hay muchos tutús de ballet para niñas.

A continuación os comentamos los tipos de tutús más conocidos, pero tened en cuenta que las posibilidades hoy en día son muchas (tejidos, colores, etc).

Tutú de ballet Romántico

Ya hemos comentado que fue el tipo de tutú original, y se suele utilizar en los ballets románticos como Giselle. La falda del tutú romántico es larga, alrededor de tres cuartos de largo o por encima del tobillo, y vaporosa, suele tener 3-6 capas de tul suave.

Suelen distinguirse entre el tutú romántico en el que la falda empieza en la cintura y el tutú romántico con corsé la falda empieza en la parte alta de la cadera abarcando mayor parte del torso.

Tutú de ballet clásico

También lo hemos mencionado en los orígenes, surgió como variación al romántico a medida que la técnica de zapatilla de puntas aumentaba.

Actualmente es un tutú rígido y el más conocido. Cuando surgió este tutú simplemente era más corto que el romántico, pero hoy en día son más rígidos que cuando la falda era de la misma tela que el romántico, y normalmente las capas de tela se soportan con aros para darle rigidez.

Variaciones del tutú clásico:

Plato, o Pancake, Platter o Ruso

Es una falda plana que empieza a la altura de la cintura. Es muy similar al clásico pero más plano y con menos volumen.

Bailarina con tutú de plato o pancake. Photo by Scott Moore

Balanchine, o Porwderpuff o Karinska

No cuenta con tantas capas y la falda tiene una caída más natural y suave.

Bailarina de ballet con tutú Balanchine. Photo by Kostya Romantikov

Campana

Es una variación entre el Romántico y el Clásico, tiene capas más cortas y numerosas que el romántico pero más largas y en menor cantidad que el clásico, además, a diferencia del clásico, la campana no lleva aro y por ello cae con forma de campana.

Bailarinas vistiendo tutú de campana. Photo by Scott Moore

¿Ya has escogido el estilo de tutú que más te gusta? 

 

¿Sabías el origen del tutú y que existen todos estos modelos?

Si quieres compartir tu experiencia con alguno de estos modelos o cualquier otro comentario, estaremos encantados de leerte 🙂